miércoles, junio 04, 2008

Agricultura y biocombustiles: ¿para que coman las personas o los autos?

En el marco de la crisis alimentaria y de la "gran" solución que anunció Felipe "El Ejpurio" Calderón de abrir más las fronteras en vez de fortalecer más la producción, un comentario de un investigador universitario nunca está de más. He aquí el boletín que recibí de la Universidad de Sonora:

BOLETIN INFORMATIVO


Debe darse prioridad a la alimentación no a la producción de combustibles: Investigador Unison


El problema de la crisis alimentaria se agravará porque la estrategia de producir etanol, utilizando granos destinados a la alimentación está equivocada, su producción debe hacerse con los sobrantes, indicó hoy el experto en Ingeniería Ambiental de la Universidad de Sonora (Unison), Jaime Varela Salazar.

Ante el problema mundial que representa la crisis alimentaria, en la que no hay alimentos suficientes para todos y en donde se consume más de lo que se produce, el académico-investigador advirtió que el etanol no debe competir con los alimentos.

“La viabilidad del etanol depende en gran medida de que se obtenga, no de los granos, sino de los sobrantes, como los tallos del mismo maíz, que no son comestibles”, aseveró durante su participación en el programa de Radio Universidad, “Ingenio, la manera inteligente de transformar”.

“El etanol no debe competir con los alimentos; lo que falta es desarrollar tecnología masivamente”, añadió y para que se obtenga a través de la ingeniería genética, adaptando microorganismos genéticamente.

Reprobó las acciones de Estados Unidos, que al estar financiando de manera masiva a los productores de etanol, provocará el encarecimiento aún mayor de los alimentos y un agravamiento de la crisis alimentaria.

Por otra parte Varela Salazar subrayó que el uso del etanol como combustible no es tan bueno como lo hacen parecer, ya que se requiere de una producción mucho mayor para que tenga el mismo rendimiento que la gasolina.

Cuando se analiza un combustible, una de las características principales a tomarse en cuenta es el poder calorífico, que viene siendo la capacidad que tiene el combustible para desprender una cantidad de calor cuando se queme y puede ser aprovechado como energía útil, explicó.

Uno de los principales combustibles, añadió, es el gas natural que tiene un poder calorífico muy alto de 52 millones de yuls* por kilogramo (el yul es una unidad de energía y al millón de yuls se le llama megayul).

El etanol no tiene más que 29.7 megayuls por kilogramo, es decir, tiene una desventaja muy grande ya que incluso tiene el 63 por ciento en comparación con la gasolina, en cambio el hidrógeno tiene el 300 por ciento más, señaló.

“Entonces, lo que podríamos esperar de limpieza del etanol se va a perder porque su poder calorífico no es tan grande como el de la gasolina”, agregó el académico de la Máxima Casa de Estudios.

Por ejemplo, si se quiere obtener una potencia de 200 caballos de fuerza, se tendría que quemar mucho más combustible que el que se va a producir como potencia, comentó.

El etanol no tiene el poder calorífico de la gasolina y mucho menos del que posee el gas natural, ni el hidrógeno y por ello se consume más etanol que gasolina a consecuencia de su menor poder calorífico, advirtió.

Jaime Varela Salazar, experto en Ingeniería Ambiental de la Universidad de Sonora

*Obvio error de redacción, supongo que se refieren a Jules y Megajules.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es "joule" y "joules". ^_^U

El Tío César dijo...

Gracias anónimo... por el emoticon creo que eres alguien de de Anim::Arte