domingo, febrero 25, 2007

Institutos juveniles inútiles

Un joven de esta ciudad, se suicidó prácticamente en la calle, delante de su escuela, con un revólver. Se adujo que la causa fue por que tenía problemas económicos, pertenecía a pandillas, y otros elementos diferentes.
Al día siguiente, la dirección de atención a la juventud del municipio anunciaba un encuentro para encontrar a “líderes”, a jóvenes que tengan el don del “liderazgo” de proponer ideas e impulsar a otros a seguir un objetivo. Lo regular de estas actividades de las juventudes oficiales son encuentros banales, superfluos, que son derroche de recursos públicos, y son más un acto de socialité (independientemente de las siglas partidistas que gobiernen, cada una lo es, a su modo).

Se dice que muchos de los casos de suicidios y otros fenómenos violentos juveniles en los que implican (o no) armas de fuego, gurdan una relación común de la falta de atención de los implicados hacia el resto del mundo, y que es algo notorio, muchos aseguran que pueden evitarse si hay un acercamiento de los padres y maestros hacia estos jóvenes.

Las direcciones e institutos de juventud son poco menos que un lugar en la nómina y la estructura gubernamental para los hijos de la cúpula política, para de ahí saltar a otros puestos con su bagaje de “contacto y conciencia social”.

Mejor harían estos grillitos, estos “jóvenes”, en planear un sistema que pudiera ser una verdadera atención a los problemas de los jóvenes, y no organizar bailes, torneos deportivos, concursos de talento, y otras actividades, muy buenas para la foto de los periódicos, pero inútiles, por muy “preventivos de la delincuencia” que, juran, son para lo que sirven.

3 comentarios:

tu.politóloga.favorita dijo...

Eso es! Los torneos deportivos no sirven de nada si el jovencito tiene problemas en su casa, por ejemplo.
saludos!

Cesar De la luz dijo...

Lo menos que pudieran hacer estas direcciones e institutos juveniles es poner una línea telefónica gratuita con psicólgos para ataner de los chavitos, invitándoles a usar el número, si odian el contacto personal al nivel naco, con un mísero cartelito en el periódico mural de cada escuela. Eso es lo menos. LO más es hacer un estudio social generalizado de los problemas de los jóvenes y establecer políticas de orientción psicológica, legal y de trabajo social. Pero eso no se ve bien en las páginas de sociales de los "nuevos líderes" aspirantes a grillo pasando por "antros" de moda...

saludos a mi politóloga

dull dijo...

Muy buena tu reflexion y propuesta final, yo siempre he pensado que los adolescentes sufren de mil cosas a esa edad (adolescen pues)y hasta cierto punto es natural, el problema es lo facil que se les hace obtener un arma, drogas o malos ejemplos de la tv y cine.

Un abrazo cesar luminoso