viernes, enero 12, 2007

Reflexiones sobre el periodismo provinciano (2)

Continuación del anterior post sobre el tema, al que tuve que dividir en dos entregas gracias a Blogger.com...


Periodistas comprometidos... con la lana

(Fecha: 27-ene-2006)
Hay compañeros reporteros y periodistas (nótese que no puse estas palabras entrecomillas por que sería redundante) que se sienten orgasmeados cuando llegan las elecciones, por que se emocionan como niños en dulcería con los dimes, diretes, chismes, golpes bajos, lanzados de la tercera cuerda, huracarranas y spinebusters que se aplican los candidatos hasta de los municipios más piojos del país. Eso me da hueva. La verdad.
Sé que como reportero "debo estar las 24 horas con la camisa puesta darle seguimiento y tener los mejores contactos para las informaciones privilegiadas" y chingaderas más. Ese nivel de enajenación sólo es comparable con el de los reporteros de deportes y los de espectáculos: no hay diferencia.
¿Y a qué chingados le importa a la doñita de la periferia si un pinche político rata tenga un negro pasado? eso no le da de comer. Eso es lo que le importa en realidad a la población, pero no, la grilla es primero, y lo que mete lana al bolsillo de... no, no de los medios, sino de los dueños de los medios. Así que cuando vean a los periodistas mortificadísimos con asuntos de la grilla (por que la política es muy diferente) ahórrense los corajes y apaguen la tele o sáltense a otras páginas o estaciones.
Los periodistas sólo nos interesa el público cuando nos sirve para ofrecer audiencia para que los anunciantes y políticos compren nuestros espacios.
Ta da!


Periodista: un ser celestial

(Fecha: 24-feb-2006)
Los periodistas somos seres superiores a los humanos comunes y deben de adorarnos...al menos esa impresión tuve luego que un grupo de colegas trajeron para acá a un grupo de diputados quezque le dan seguimiento a las agresiones contra periodistas y medios de comunicación.
Es cierto que los que ejercemos esta profesión corremos muchos riesgos, más si manejamos información que no le conviene a alguien que posea un poder económico político. Pero también es cierto que para llegar a ese nivel de información privilegiada, sólo se obtiene:ya sea con un ejercicio periodístico real chingonsísimo (que los hay pero pocos)... o bien, gracias a una filtración del mismo poder producto de una negociación con el medio (que es lo más común) ...o bien, que te involucres hasta el fondo con quienes viven en ese mundo...
Volviendo al tema, estos diputados andan promoviendo unas inicitivas de ley que la verdad me dejaron con cara de WTF?: una es que las agresiones a periodistas se vuelvan un delito federal... gracias por el estatus de caché pero ¿de qué chingados sirve que una institución tan inútil y políticamente manejada como la PGR se eche las investigaciones? De nada. Si las autoridades locales no hacen su chamba y son las más inmediatas, menos los pinches federales.
Otra es que se proteja el secreto profesional... es decir, que nadie nos obligue a revelar nuestras fuentes de información. Cierto, hay que protegerlos, pero otra lectura puede describirla mejor la famosa frase: "hágase la ley en los bueyes de mi compadre".
Es decir, exigimos como periodistas la famosísima transparencia de las autoridades, pero nos negamos a ser recíproco. A ver, si los medios exigen que un juez exija a un pobre mortal que se revele quién filtró una información para completar una indagatoria, ¿acaso no es correcto que se le pida lo mismo a un medio? o todos coludos o todos rabones, digo yo.
Una tercera joya es que los delitos de difamación y calumnia ya no sean del orden penal sino del civil... o sea, que permita una corta arreglo, sin castigo penal a quien se le encuentre culpable... es decir, los periodistas que seamos encontrados culpables de difamar y calumniar, no pasemos por el botellón, sino con una corta y nos arreglamos...todo esto no es más que reforzar que los poderosos sigan arreglándose con los dueños de los medios para pasarse sus ajustes de cuentas vía la filtración y los arreglos bajo la mesa sin que tengamos que rendirle cuentas a alguien...así somos los periodistas...
¿Por qué escribo esto aquí? por que en la vida real no podría... me lincharían y condenarían al exilio...

6 comentarios:

Pereque dijo...

Ese nivel de enajenación sólo es comparable con el de los reporteros de deportes y los de espectáculos: no hay diferencia.

Me acordé de una columna de Álvaro Cueva (el crítico de televisión de Milenio) donde criticaba exactamente eso: para él, las columnas de trascendidos que publican algunos periódicos (como Bajo reserva de El Universal, Templo Mayor del Reforma, Trascendió que... del Grupo Milenio... hasta el Noroeste Mazatlán tiene una columnita por el estilo) son exactamente la misma porquería que el "periodismo de espectáculos" de lavadero de Con Todo o Ventaneando, con la diferencia de que en lugar de saber escandalitos fatuos de "Niulka" y sus "hombles" sabemos escandalitos fatuos de los políticos y una que otra pedrada entre medios. Tal vez hasta sean peor: cuando menos al Origel y al Bisogno les vemos la cara; Bajo Reserva, Templo Mayor y demás son escritas por anónimos. (Creo que eso último se lo agregué yo.)

Me gustó mucho esta serie de entradas recicladas. No sé exactamente de dónde venga esta aura de respetabilidad del periodista, pero gracias a esa aura gente como el Jaimico puede decir las tonterías que quieran y dotarlas de legitimidad porque son "periodistas".

Saludos, P.

Cesar De la luz dijo...

Los anónimos de los autores de columnas de este tipo, en los que se da preferencia al chisme sobre políticos que al análisis de la realidad, obedecen a que al manejar información personal y confidencial, existe el riesgo de que el referido tome alguna sanción en contra del autor.
Este tipo de periodismo sólo sirve para golpetear y presionar al referido a reaccionar con algún fin, noticioso, a veces, o para algo personal, principalmente.

Antonio dijo...

Saludos César,

Muy bien dicho. Tanto que antes de leer la última frase yo estaba pensando "a mí se me hace que este amigo no es periodista".

Me acordé un poco de las quejas de Carlos Marín de que no se respeta la libertad de expresión porque algunas personas en la calle le mientan la madre. Al contrario, él es tan libre de decir lo que quiera como el público lo es de rayársela y eso no hace sino reafirmar la libertad de ambas partes.

Pereque: Jaimíño no sólo es periodista, también es un investigador comprometido que lucha contra el oscurantismo retrógrada de la inquisición escéptica.

Un Abrazo

Cesar De la luz dijo...

En el periodismo se le da preferencia a la declaración por sobre los hechos. Es decir, la declaración por sobre los sucesos, la opinión de figuras por sobre el relato y explicación de los hechos. Claro que sin las declaraciones, no habría qué publicar a diario. Ahora bien, los periodistas damos a las declaraciones, y entre ellas las testimoniales (declaraciones de testigos) el valor absoluto de la realidad, es decir, lo que alguien diga es verdad, independientemente de que sean contrapartes, lo importante es transcribir la declaración, la cual asumiremos como la verdad absoluta, antes de hacer la verificación mediante metodología científica, ya que un medio de comunicación no es un laboratorio para descubrir la realidad, sino sólo un negocio para difundir información, por más fatua que ésta sea...

tu.politóloga.favorita dijo...

Tienes razón en eso de la pgr. A pesar de que es una maravillosa idea la de hacer delito federal las agresiones contra periodistas, la PGR ¿qué? Es como lo de la divisón especializada en crímenes de mujeres. Mejor que primero hagan una procuraduría como debe de ser y luego que hagan las comisiones que quieran.
Saludos!

dull dijo...

Esta entrega esta excelente por que se aplica no solo al periodismo sino casi a todo.

Con la corrupción tumorosa que hay en todos los niveles es un utopía que las cosas funcionen como debieran,es mas creo que inclúso cuando no hay corrupción, se busca, como que ya esta en los genes.

Dice Ruiz Healy que no existe imparcialidad entre los reporteros y medios cuando de politica se trata,que es una farsa, creo que esta en lo correcto.

Saludos Cesar!