lunes, marzo 16, 2009

José Luis Cuevas y su charlatanería culta

Ser intelectual y artista no necesariamente significa ser alguien libre de ideas exóticas y creencias sobrenaturales. Es obvio que esta clase de creencias enriquecen las obras artísticas, ya que forman parte del imaginario y de la cultura propias de un pueblo que sirven como la base de toda obra.
Creemos que el ser intelectual es ser ajeno a creencias y supercherías, que alguien de un gran intelecto sabe distinguir y diferenciar entre el mundo real basado en los hechos y razonamientos, y el mundo místico de charlatanes, creencias y suposiciones infundadas. Pero no es así, y el gran ejemplo nos lo pone el "gran" pintor José Luis Cuevas, ahora que fue invitado por sus amigos de Ciudad Obregón.

Nota de El Imparcial:

Tendrá José Luis Cuevas boda yaqui en Pótam


CIUDAD OBREGÓN, Sonora
La visita con la mística curandera yaqui María Mátuz, para aliviar el temblor de su brazo provocó la presentación en público del pintor José Luis Cuevas.
“Mi mano es mi herramienta de trabajo, Mátuz tiene fama internacional, como Carlos Castaneda quien la plasmó en libros como persona prodigiosa de México”, explicó.
“Uno es escéptico de esas cosas, pero vi salir de mi brazo un alambre como metálico y una aguja salió del hombro de mi esposa, sin que saliera sangre, me quedé convencido (de Mátuz como curandera)”, agregó.
Envidias y odio alrededor de él, fue el diagnóstico de la mujer Yaqui, a quien describió como una persona de quien no se puede definir su edad.
Cuevas anunció su décimo quinta boda con su esposa Beatriz del Carmen Cuevas, bajo los rituales yaquis el próximo 1 de mayo en el poblado de Pótam.
El artista ofreció una rueda de prensa por aproximadamente una hora y una conferencia magistral sobre su vida y obra, de carácter gratuita en el Centro Cultural Casa Rosalva promovida por Amigos del Museo José Luis Cuevas.

Fecha Publicacion: 14/03/2009 08:40:35 a.m.


Es obvio que la cobertura informativa fue increíblemenet chabacana y lambiscona por parte de los medios locales, como si Cuevas no fuera material para preguntarle de cosas más preocupantes que sus experiencias charlatanescas. De hecho, todavía me pregunto qué chingados le admiran.
Es curioso que una figura de al alta cultura del país, se esfuerza por mantener la incultura del pueblo. Pudo haber sido más enriquecedor que fundara una beca para artistas plásticos indígenas que ayudar a enriquecer a una "curandera". Ser culto no quita lo charlatán...

En serio, ¿qué le admiran?

3 comentarios:

Pereque dijo...

Me parece haber notado entre ciertos estetas (sobre todo literatos y artistas plásticos) una tendencia a creer que su arte ayuda a percibir y expresar realidades trascendentes fuera del alcance de la experiencia sensorial normal, de la observación sistemática y abstracta de las ciencias e incluso del razonamiento de la filosofía. Algunos estetas se creen los nuevos oráculos y místicos de las sociedades laicas. Y lo peor es que más de uno les cree.

Saludos.

Antonio dijo...

A mí sus cuadros me parecen horribles. Aun si no fuera charlatanófilo, tampoco entiendo qué le admiran.

Un Abrazo.

El Tío César dijo...

Pereque:
Lo que he sentido es que estos intelectuales se sienten con el peso de la herencia cultural del país, y para no quedar mal con "el pueblo" se abrazan a sus creencias dándoles la razón en ello aún cuando con ello perpetúen la ignorancia, y ante las clases pudientes, "abogan" por el "mexicanismo y el realismo mágico" de sus tradiciones.
No digo que sea malo, pero sí se deben de fijar en qué terrenos pisan: si están a favor de enriquecer la buena educación del prueblo o de sumirlo más en la ignorancia.

Antonio:
De hecho, la pregunta me lo hago con el resto de los pintores. OK, acepto lo de surrealismo y todas esas cosas, pero si comparo obras de los "maestros" con los dibujos de mi sobrina de cuatro años, simplemente me pregunto por qué estos últimos no pueden ser considerados como obras de arte.

Y Cuevas es un pinche mamón en pocas palabras.